Riken Yamamoto, Premio Pritzker 2024

Riken Yamamoto, Premio Pritzker 2024

El arquitecto japonés conocido por sus proyectos de viviendas y edificios cívicos con diseños que fomentan la convivencia y las interacciones sociales ha sido el ganador del Premio Pritzker 2024.

El arquitecto japonés Riken Yamamoto, nacido en 1945 en Beijing, China, se trasladó a Yokohama, Japón, poco después del final de la Segunda Guerra Mundial. Desde su infancia, aprendió a negociar entre lo público y lo privado, creciendo en una casa que reflejaba una machiya tradicional japonesa, con la farmacia de su madre al frente y su sala de estar en la parte trasera. Yamamoto experimentó esta dualidad: «Un lado del umbral era para la familia y el otro para la comunidad. Yo estaba en el medio».


Photo courtesy of Riken Yamamoto

La figura de su padre, fallecido cuando tenía solo cinco años, era un misterio para él. Aunque inicialmente consideró seguir los pasos de su padre como ingeniero, acabó encontrando su pasión en la arquitectura. A los 17 años, quedó fascinado por la Pagoda de cinco pisos del templo Kôfuku-ji en Nara, Japón, construida originalmente en 730 y reconstruida en 1426. Esta estructura simboliza los cinco elementos budistas: tierra, agua, fuego, aire y espacio. «Aunque estaba oscuro, la luz de la luna iluminaba la torre de madera. Esa fue mi primera experiencia significativa con la arquitectura».

Yamamoto se graduó en Arquitectura en la Universidad de Nihon en 1968, y obtuvo una Maestría en Arquitectura en la Universidad de las Artes de Tokio en 1971. En 1973, fundó su propio estudio, Riken Yamamoto & Field Shop.

Yamamoto reevaluó las fronteras entre lo público y lo privado como oportunidades para el bienestar social, comprometiéndose con la convicción de que todos los espacios pueden enriquecer y beneficiar a toda una comunidad, no solo a quienes los habitan. Con este principio en mente, inició el diseño de viviendas unifamiliares que fusionaban entornos naturales y construidos, abriendo sus puertas tanto a residentes como a transeúntes. Su primer proyecto, la Villa Yamakawa (Nagano, Japón 1977), está rodeado por todos los lados y se encuentra en medio del bosque, concebido para brindar la sensación de una terraza al aire libre. Esta experiencia influyó de manera significativa en sus trabajos posteriores, expandiéndose hacia la vivienda social con el proyecto de Viviendas Hotakubo (Kumamoto, Japón 1991), que fomentaba la unión entre culturas y generaciones mediante una vida comunitaria y relacional.


GAZEBO, photo courtesy of Tomio Ohashi

Riken Yamamoto mantuvo la transparencia como un elemento clave en sus obras, desde la forma hasta el material y la filosofía. Su enfoque de planificación urbana para Ryokuen-toshi, Inter-Junction City (Yokohama, Japón 1994) destacó la importancia de la evolución en el desarrollo urbano al establecer regulaciones que garantizan el acceso a través de cada solar, promoviendo la cohesión entre propiedades vecinas. Expandió su influencia arquitectónica con proyectos como la Universidad de la Prefectura de Saitama (Koshigaya, Japón 1999) y la Biblioteca de Tianjin (Tianjin, República de China 2012), demostrando su habilidad para adaptarse a diversas escalas y contextos.

Tras el desastre natural que afectó a Japón en 2011, Yamamoto fundó Local Area Republic Labo, un instituto dedicado a la revitalización comunitaria a través del diseño arquitectónico, y estableció el Premio República Local en 2018 para reconocer a jóvenes arquitectos comprometidos con el futuro y la innovación.

Recientemente nombrado profesor visitante en la Universidad de Kanagawa (Yokohama, Japón), Yamamoto ha enseñado en diversas instituciones, incluida la Universidad de las Artes de Tokio (Tokio, Japón 2022-2024), la Universidad de Nihon (Tokio, Japón 2011-2013), la Universidad Nacional de Yokohama (Yokohama, Japón 2007-2011), y la Universidad Kogakuin (Tokio, Japón 2002-2007). Además, ocupó el cargo de presidente en la Universidad de Arte y Diseño Nagoya Zokei (Nagoya, Japón 2018-2022).

El Jurado

El galardón del Premio Pritzker se concede en reconocimiento a las cualidades de talento, visión y dedicación que han generado contribuciones significativas a la humanidad y al entorno construido mediante la práctica de la arquitectura. A lo largo de su extensa y consistente carrera, Riken Yamamoto ha logrado crear obras arquitectónicas que se integran tanto en el fondo como en el primer plano de la vida diaria, difuminando los límites entre lo público y lo privado. Su enfoque se centra en multiplicar las oportunidades para que las personas interactúen de forma espontánea, gracias a estrategias de diseño precisas y racionales.


Yamakawa Villa, photo courtesy of Tomio Ohashi

Mediante la calidad fuerte y consistente de sus edificios, su objetivo es dignificar, mejorar y enriquecer la vida de las personas (desde niños hasta ancianos) y sus conexiones sociales. Y lo hace a través de una arquitectura autoexplicativa pero modesta y pertinente, con honestidad estructural y escala precisa, con cuidadosa atención al paisaje del entorno.

Su arquitectura expresa claramente sus creencias a través de la estructura modular y la simplicidad de su forma. Sin embargo, no dicta actividades, sino que permite a las personas dar forma a sus propias vidas dentro de sus edificios con elegancia, normalidad, poesía y alegría.


Saitama Prefectural University, photo courtesy of Tomio Ohashi

Riken Yamamoto se involucra deliberadamente con la más amplia gama de tipos de edificios y escalas en los proyectos que elige. Ya sea que diseñe casas privadas o infraestructuras públicas, escuelas o estaciones de bomberos, ayuntamientos o museos, la dimensión común y agradable siempre está presente. Su atención constante, cuidadosa y sustancial a la comunidad ha generado sistemas de espacios públicos de interfuncionamiento que incentivan a las personas a reunirse de diferentes maneras. Todo el espacio del edificio de la Universidad de la Prefectura de Saitama (1999), por ejemplo, está concebido como una comunidad.

Riken Yamamoto no se considera un historiador de la arquitectura, pero sí extrae lecciones del pasado y de diversas culturas. Como arquitecto, no se limita a imitar el pasado, sino que se adapta, reutiliza y evoluciona, mostrando que los principios fundamentales siguen siendo relevantes. Ha enriquecido el repertorio de herramientas de la profesión, tanto mirando hacia el pasado como hacia el futuro, para ofrecer respuestas más pertinentes a los desafíos del entorno construido y la vida en comunidad, en distintas escalas y contextos.


Pangyo Housing, photo courtesy of Nam Goongsun

Por su capacidad para sensibilizar a la comunidad sobre la responsabilidad social en la arquitectura, por cuestionar las normas establecidas para encontrar respuestas arquitectónicas más acertadas y, sobre todo, por recordarnos que la arquitectura, al igual que la democracia, debe ser moldeada por la voluntad de las personas, Riken Yamamoto es honrado con el Premio Pritzker 2024.

Para mayor información ingresá a > https://www.pritzkerprize.com/laureates/riken-yamamoto

Deja una respuesta